« Principal/Lo último publicado | Los últimos de Filipinas-Baler & Campo de las naci... » | El comisario McCreevy cabalga de nuevo » | EL RESTABLECIDO SERVICIO POSTAL DE LOS ESTADOS... » | Alemania: Salario Mínimo y Sindicato bajo sospecha... » | Que inventen otros, como siempre en el pelotón » | Negrín, ¿ni en Salamanca ni en Berlín?... » | ¿Pondrías TÚ la otra mejilla? » | La eterna chapuza: Recurso de Alzada a la Promoció... » | Al bando vencido - Ismael Serrano » | Empleados de Correos en la Mesa Electoral »

Oficina Postal Virtual: Mágico Mundo de Colores...

.



.



¿Externalizar?, ¿quién dijo externalizar?, alarmistas infundados.

Menos teterías en Lavapiés, CIO Rubén, payoooo


Nota: Esta presentación la lee Fuckowski y lo flipa :-)
ahora si lo lee Dios Henryque Dans recalcaría claro está la ventaja de la multiplexación comparativa de valor añadido intrínseco, juasss, 'V
ågal' chico

eldiariomontanes.es
04.04.08


Consumidores, denunciad
Carolina González caroliglez@gmail.com A Coruña


En enero tuve un juicio contra Correos. Los demandé porque me enviaron rotos unos títulos oficiales originales, que mi familia me había enviado certificados, con acuse de recibo y en sobre acolchado de seguridad, que debería haberlos protegido.
Llegué a demandarlos porque, tras muchas llamadas al servicio de atención al cliente de Correos, no respondieron nunca a la reclamación que presenté en sus oficinas.
Ha salido la sentencia y han estimado parcialmente mi demanda. Me pagarán 30 € como reparación de daños, una tarifa fija que tienen para deterioro o pérdida de envíos certificados.
En el juicio la abogada alegó que para documentos importantes existe la declaración de valor añadido, cosa de la que nunca nos informó la funcionaria al enviar el sobre. Yo reclamaba más dinero por pago de duplicados (mis títulos están impresentables) y daños morales (llamadas de teléfono y reclamaciones ignoradas...).

Me he visto sola, sin explicaciones de Correos ni ayuda de la Oficina del Consumidor, al parecer, porque Correos es una empresa pública. Sólo me dejaron la posibilidad de llevarlos a juicio.
El resultado del juicio no paga ni el disgusto por el destrozo de mis títulos, ni la impotencia al ser repetidamente ignorada por Correos. No hemos recibido una llamada de respuesta, ni una disculpa ante su error. Soy moralmente ganadora, pero a fuerza de insistir, de chocarme contra el mal servicio de Correos y la indiferencia de la Oficina del Consumidor.

He estado sola porque los consumidores estamos casi indefensos ante las empresas, que pueden cometer negligencias y que les salga casi gratis, en parte porque por falta de tiempo o cansancio, muchas veces no reclamamos. Es vergonzoso que tengamos que llegar a un juicio para que se respeten nuestros derechos.
De todo esto quiero recomendar:

-Revisad previamente a firmar el acuse de recibo de cualquier envío de Correos, para comprobar que no esté dañado, porque si no será más difícil demostrar su negligencia.

-Hay que denunciar para que se dejen de reír del consumidor como lo están haciendo ahora. Debemos ir hasta el final para que tomen en serio al que les da de comer. ¿Merece todo esto la pena? Creo que sí.

Publicar un comentario

Comentarios enlazados a este post

Crear un enlace

Archives

Links

eXTReMe Tracker