« Principal/Lo último publicado | Mis Colegas - Son Mis Amigos » | La Opinión de los "Maestros de la Guitarra" » | Comparecencia del Director General - 9 de octubre ... » | PEGATINA CAMPAÑA "PRO DVD" (Plataforma de Trabaja... » | CONSIDERACIONES DEMOGRÁFICAS SOBRE LA DISTRIBUCIÓN... » | Alegaciones al artículo 37 » | Casilleros Concentrados Pluridomiciliarios - Buzon... » | ACTA de la 1ª ASAMBLEA ESTATAL de PLATAFORMAS DE C... » | Sombras británicas de privatización... "Phantom Sh... » | Carteros de Valencia - Canción »

Neruda y el Cartero que patea las calles... (Un Sueño)

.





Y a mi que me da que la relación de Neruda con los carteros es más que profunda...

Los carteros podrían equipararse a esos caballeros solos que deambulan por los páramos ciudadanos (lo he sentido en carne propia...)



Walking Around

Poema de Pablo Neruda recitado por Ismael Serrano /Bosé tb. tiene una versión/
(No tiene imagen es un podcast -chapuceiro-, sólo hay que pulsar el play...)


Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin Embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.




Los compañeros Salvador Allende y Pablo Neruda, Presentes siempre

-






Mario Benedetti otro mostruo igual.





Y ahora que se acaban de producir los 30 años de la matanza de atocha..., me acuerdo de los sindicalistas que creían en el poder de los trabajadores y no en el fin de la Historia de Fukuyama

Comentarios enlazados a este post

Crear un enlace

Archives

Links

eXTReMe Tracker